Recomendados

viernes, 17 de julio de 2009

HISTORIA DEL HUMOR GRÁFICO EN PARAGUAY (GOIRIZ)

HISTORIA DEL HUMOR GRÁFICO EN PARAGUAY
Por ROBERTO GOIRIZ
Con la colaboración
ANDRÉS COLMÁN GUTIÉRREZ Y ALEXIS ÁLVAREZ
**/**
HISTORIA DEL HUMOR GRÁFICO
Directores de la colección: Armengol Tolsà Ermengol / Juan García Cerrada
Coordinador: José Lorenzo Sánchez
EDITORIAL MILENIO – LLEIDA, 2008
Con la colaboración de: UNIVERSIDAD DE ALCALÁ
FUNDACIÓN GENERAL
**/**

Este libro es producto de una investigación encargada por la Fundación General de la Universidad de Alcalá de Henares, realizada por Roberto Goiriz y editada por Editorial Milenio, por lo que queda exenta de derechos de autor.
© de los dibujos: sus autores /© de la selección y los textos: Roberto Goiriz 2008
© dibujo de la cubierta: / © dibujo de la contracubierta:
© de esta edición: Editorial Milenio, 2008 - Sant Salvador, 8 - 25005 Lleida (España)
http://www.edmilenio.com/ ** editorial.milenio@cambrescat.es
Diseño de la cubierta: Aran dissenyadors
Consultas: info@portalguarani.com
.

¿QUIÉN ESCRIBIÓ ESTE LIBRO? - POR ROBERTO GOIRIZ
** Como los libros no se escriben solos, debemos necesariamente suponer que alguien se ha ocupado de trabajar en la redacción de su contenido. En este caso, esa tarea me fue encomendada, generosamente, por la Fundación General de la Universidad de Alcalá de Henares, y por el humorista gráfico Ermengol y la editorial Milenio; de España. Una tarea bienvenida, aunque muy ardua, pues en Paraguay no contamos con los valiosos antecedentes de publicaciones especializadas que se hayan ocupado de estos temas (que en otros países existen, para suerte y felicidad de mis colegas de esos lugares). O, más bien, los únicos antecedentes e investigaciones disponibles fueron aquellos emprendidos por el mismo grupo de locos sueltos que habitualmente insiste en promocionar el humor gráfico, además de la historieta, en Paraguay.
** Por tanto, tengo que incluir en el grupo de autores a varias personas más, incluso debido al hecho de que no soy un humorista a tiempo completo. Mi rol habitual, disperso de por sí, le da mayor protagonismo a la historieta, género que es mi pasión y al que le dedico todo el espacio posible, aunque he tenido inolvidables experiencias en relación a la producción de humor gráfico en mi país. Para mí, el humor gráfico, la historieta, e incluso la creación en campos afines, siempre han estado entremezcladas y es difícil este esfuerzo de separación que exigen la teoría y quizá hasta el sentido común.
** No piensen ustedes que al incluir a otras personas entre los autores lo hago en mi descargo (aunque no sería una mala idea, ¿saben?), sino por sincero agradecimiento a quienes han sabido compartir horas y desvelos en procura de que la descuidada prosa de este dibujante adquiera algún sentido y transmita la información que el lector está esperando encontrar.
** Quisiera mencionar en primer lugar al escritor y periodista Andrés Colmán Gutiérrez, quien tiene en su haber muchas de estas investigaciones y artículos, en ocasiones en co-autoría conmigo, y que ha desarrollado a lo largo de los años un extenso trabajo de creación o apoyo al humor gráfico, además de la historieta. Pensaba escribir con él este libro pero, astutamente, Andrés ha encontrado en su cada vez más escaso tiempo disponible la excusa perfecta para esquivar el bulto a esta encomiable misión. Sin embargo, como una pequeña venganza, he insertado partes de su abundante producción en algunos capítulos de esta obra, aunque me reservo en cuáles. Andrés, tendrás que leer todo el libro para saberlo.
** Una larga y amistosa complicidad con creadores como Nico Espinosa, Moneco López, Carlos Sosa, Juan Moreno, Robin Wood, entre otros, también me ha ayudado a buscar y hallar hechos relevantes en las historias muchas veces secretas de este género. Estos creadores han realizado un trabajo que ha dejado huellas profundas en el país y, en el caso de Wood, en el campo de las historietas, en el mundo; lo cual les ha permitido también desentrañar la esencia de muchas y enredadas anécdotas que los han tenido como actores.
** Investigaciones y comentarios publicados por el historiador y periodista Luis Verón también me han servido para afinar la puntería con relación a varios de los protagonistas de este libro. Lo mismo puedo decir de la amena lectura de la obra Una interpretación de las artes visuales en Paraguay, escrita por el crítico de arte Ticio Escobar, de la amable charla con la artista plástica y educadora Olga Blinder (fallecida recientemente), y de la compilación y edición de facsímiles de los legendarios Cabichui y Centinela, emprendidas valientemente por el Museo del Barro y sus responsables, con el arquitecto Osvaldo Salerno a la cabeza.
** No puedo olvidar aquí las largas conversaciones mantenidas con el arquitecto e investigador Jorge Rubiani, quien convenientemente me ha ilustrado acerca del contexto histórico en el que se insertan la vida y las obras de los diferentes creadores que han aportado lo suyo al crecimiento del humor gráfico en Paraguay.
** Mario Ferreiro, antiguo compañero de luchas desde las páginas de El Raudal y actual relevante periodista y presentador de radio y TV, envió sus reflexiones acerca del tema y de Rojita, amigo común e importante referente del humor gráfico en Paraguay, fallecido años atrás.
** A último momento, el doctor Julián Navarro se sumó al contenido de este libro con un comentario acerca de El Raudal, publicación que tuvo el honor de contarlo entre sus colaboradores, en su última etapa (hasta ahora) como semanario.
** El hecho de protagonizar algunos de los sucesos que se relatan representó otro escollo, que salvé sin elegancia pero con sencillez, narrando la historia en tercera persona, y tratando de ser todo lo objetivo que puede serlo un dibujante de historietas metido a humorista coyuntural, y sometiendo a consideración de mis colaboradores lo escrito.
** Finalmente, el hijo de un viejo amigo apareció como por arte de magia y por motivos ajenos a los propósitos de esta obra, brindándome una ayuda in­valorable en la investigación y redacción de varios trozos de los capítulos más difíciles. Se trata de Alexis Álvarez, un joven escritor al que tuve el gusto de tener como colaborador en mi empresa, redactando avisos publicitarios, pero que fue mucho más útil en esa otra tarea: la de rebuscar en un pasado que se negaba a develar varios de sus muchos misterios.
** Así que ya saben. Mi participación en la elaboración del libro, como traté de dejar claro en los párrafos anteriores, es meramente casual, aunque entusiasta. Pero, como dicen algunos fatalistas, y también algunos políticos, “alguien tenía que hacerlo”. Así que asumí la tarea que, con resultados imprevisibles, ustedes podrán visitar a continuación.
Nos vemos en las páginas siguientes. – ROBERTO GOIRIZ

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada